jueves, 23 de febrero de 2017

Los Harramachos, Navalacruz

El pasado año, si no estamos equivocados -pudiera venir de unos pocos más atrás-, en las estribaciones de la Sierra de Gredos, en su vertiente septentrional abulense, se recuperó, afortunadamente, otra mascarada invernal que se encontraba prácticamente extinta. Hablamos de Los Harramachos de Navalacruz, unos personajes que se dividen en tres tipos principalmente: los que van cubiertos con hojas de roble, los que utilizan un saco de heno como disfraz y que según se dice es bastante similar a un personaje perteneciente al carnaval navarro llamado Ziripot y, por último, los que van cubiertos por pieles. Las fotografías que hemos podido observar de su reciente recuperación muestran la gran espectacularidad de esta mascarada invernal celebrada en Carnaval y que demuestra que todo este tipo de celebraciones más ancestrales, siempre nacidos en el ámbito rural, donde en el contacto con la Naturaleza es directo y real, son el origen de la celebración del carnaval, a pesar de lo cual se vienen celebrando muchas de estas mascaradas, no sólo en las fiestas carnavalescas que este fin de semana se celebrarán por todo el planeta en sus distintas formas, sino durante todo el inverno que poco a poco se acerca a su fin en el hemisferio norte terrestre, ganando poco a poco, como siempre remarcamos, la luz terreno a las tinieblas, que es en cierto modo lo que se viene a celebrar. Estos seres monstruosos dan sus últimos "coletazos" antes de desaparecer tras la llegada de la Primavera, para volver a asomar, tras el siguiente Solsticio de Invierno, en un buen número de lugares todavía, a pesar de todas las que se han perdido tristemente para siempre.

Foto: gredosdaniel.es

Dentro de este Carnaval de Navalacruz, además de los Harramachos, existen otros personajes como El Carátula, que va vestido con flecos de colores, indicando el colorido que está por venir con la Primavera y simbolizando, en cierto modo, en contraposición a los Harramachos, las fuerzas del bien o de la luz, frente a las del mal o las tinieblas que representan los propios Hamarrachos. Luego están los peleles, hechos de paja y trapos, que representan al hombre y a la mujer y, por último, la vaquilla, figura representada por un joven con una sábana blanca y unos cuernos. Todos estos personajes van pidiendo por las casas, en lo que constituye un elemento muy común en este tipo de festejos, ofreciéndoles los vecinos huevos, chorizo y otros productos.
Este fin de semana, quien quiera disfrutar de este curioso y primitivo carnaval, tiene una oportunidad en Navalacruz.

martes, 21 de febrero de 2017

El relieve de El Cerrón, Illescas

Va camino de siete años que visitamos en este blog un santuario en territorio carpetano, sobre el que se dice pudiera haber sido un templo privado, pues, junto al mismo, se distinguió lo que pudo ser un hogar. Hablamos del santuario o templo de El Cerrón, yacimiento arqueológico situado en el suroeste del municipio de Illescas, cabeza comarcal de La Sagra, que se encuentra junto al arroyo Dos Villas. En aquella entrada citamos la existencia de un relieve hallado, al que hoy queremos dedicar ficha propia, pues su enigmática escena bien lo merece. El relieve pertenecía a la segunda fase del templo, pues éste tuvo dos periodos diferenciados por un estrato de incendio o destrucción; la primera fase pertenecería al siglo IV a C. y la segunda, en la que se encuadra, como decimos, el relieve, a un siglo más tarde, o lo que es lo mismo, al III a C. El recinto, perteneciente a la segunda fase, se cerraba hacia el Oeste por un muro de adobe con zócalo de piedra al que se adosaba un banco corrido, que ha sido interpretado como un posible altar, situándose el relieve en la pared opuesta al mismo, es decir, en la pared Este. El relieve se encuentra en el Museo de Santa Cruz de Toledo y en el mismo se puede leer el siguiente texto:

El relieve representa, de forma tosca, un detalle de dos carros tirados por caballos y guiados por aurigas, separados por un personaje vestido con largo manto y la mano levantada en señal de saludo o despedida y en el extremo un grifo preside la escena. La escena de El Cerrón no resulta fácil de interpretar. Se ha sugerido que puede ser una procesión funeraria con el grifo como escolta de los difuntos o una "heroización" de dos personajes con la protección divinizada representada por el animal mítico.




Como ocurre con muchas de estas representaciones, resulta muy complicado conocer el verdadero significado de la escena, a pesar de lo cual sí podemos apreciar el orientalismo que impregnaba a muchos de estos objetos de zona carpetana, como también se puede observar en la Pátera de Titulcia. La representación, por ejemplo, del grifo es una prueba de ello. También entra en juego el simbolismo de los caballos, animal que fue sacralizado con la diosa celta Epona, divinidad que posteriormente, con la invasión romana, éstos también incluyeron en su propio panteón. Y, finalmente, la figura de ese extraño personaje con manto y mano levantada, que como bien se ha señalado, en el texto aportado, pudiera ser una especie de representación de despedida a los difuntos. Sea cual sea el significado conjunto del relieve, lo que sí está claro es que nos encontramos ante una fascinante escena, que bien merece que contemplemos, disfrutemos y reflexionemos alrededor de la misma.


jueves, 26 de enero de 2017

Danza de Las Italianas, Garganta la Olla

Traemos una danza, la Danza de Las Italianas, de Garganta la Olla, uno de los pueblos más visitados -su arquitectura popular y el entorno donde se encuentra bien lo merecen- de la comarca de La Vera, danza que se celebra los días primero de julio a las 12 de la mañana.
Las bailarinas, acompañadas por el maestro de danza y un tamborilero, recorren las calles del pueblo, anunciando el inicio de las “Fiestas de la Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel”. Algunos autores, como se dice en el vídeo que enlazamos más abajo, afirman que esta danza tiene procedencia gitana y la tradición popular, por otra parte, cree que fue importada en siglos pretéritos por soldados garganteños desde la mítica isla de Creta. Nosotros, sin ser, por supuesto, más entendidos que esos investigadores y mucho menos que la tradición oral de los paisanos de Garganta la Olla, creemos que sus orígenes pudieran ser mucho más lejanos, pues hemos encontrado similitudes con otras danzas de otros lugares ibéricos, ejecutadas en festejos antiquísimos. Nos vienen a la memoria, por ejemplo, la danzadoras de La Endiablada, en Almonacid del Marquesado, fiesta a la que nos hemos acercado en un par de ocasiones, haciéndonos eco de ello en este blog.
Dejamos que el documento audiovisual hable por sí solo y que cada persona saque sus propias conclusiones.




martes, 24 de enero de 2017

Luminaria de San Sebastián, Ramacastañas-Arenas de San Pedro

A pesar de que aún queden unos días para los festejos cristianizados en torno al antiguo Imbolc céltico o festejos de mitad de invierno, se puede decir que con las celebraciones de San Sebastián de la pasada semana, en numerosos pueblos y ciudades, se da inicio a este ciclo de rituales con raíces en tiempos ancestrales, como lo son, en realidad, todas las que se celebran en torno a las distintas estaciones del año, ya sea, con la configuración que hoy en día tenemos de ellas, que no siempre fue la misma, dándose estas celebraciones en los inicios de estación o a mitad de las mismas, como serían, en este último caso, las calificadas como cuatro celebraciones principales del antiguo pueblo o cultura celta, que tanta huella dejó en nuestra Península Ibérica y que ahora llega una de ellas, el mencionado Imbolc, que casi se puede decir que comienzan, como también se apuntó, con las celebraciones de San Antón y San Sebastián. Así, como casi siempre, se pueden contemplar distintos elementos rituales alrededor de estos festejos, uno de ellos, muy habitual, es el fuego.
 Así ocurre con la Luminaria de San Sebastián celebrada en Ramacastañas, pueblo perteneciente a Arenas de San Pedro, en la comarca del Valle del Tiétar o de Arenas de San Pedro, pues es conocida de una u otra forma. Gracias al gran investigador y folklorista Daniel Peces Ayuso, hemos conocido la existencia de esta celebración con el fuego purificador como protagonista; y decimos purificador porque ésa es la función que se le asigna en éste y en otros tantos festejos similares. Así queda, además, plasmado cuando se salta la luminaria diciendo: "tomillo salsero que salga lo malo y que entre lo bueno". La luz poco a poco, aunque aún sometida a las tinieblas, va ganando terreno y los malos espíritus se han de dejar atrás para dejar paso a lo que está por venir, a la primavera, a la explosión de vida que poco a poco se va acercando en esta rueda perenne que año tras año recorre las distintas estaciones. Que no se pierdan nunca los festejos de este tipo.
Ilustramos la ficha con una fotografía del propio Daniel Peces Ayuso y una especie de romance que hemos conocido por él que dice así:

 En Ramacastañas, tengo yo una flor, cuando le da el aire, me viene el olor. Me viene el olor, me viene y se va, que brota del tronco. de San Sebastián.....


Foto: Daniel Peces Ayuso, Luminaria de Ramacastañas de 2017.

Escudo de Arenas de San Pedro


lunes, 23 de enero de 2017

El Templo de Isis, Cartagena

En las excavaciones llevadas acabo en la campaña arqueológica de 2015 en el conocido como Barrio del Foro de El Molinete de Cartagena se descubrió el basamento del calificado como Templo de Isis. En los niveles tardorromanos en los que se halló, se han recuperado tres capillas, además de todo el entorno original del templo, en los que se incluyen grandes cisternas existentes en el subsuelo y que se entiende estuvieron vinculadas con los rituales realizados a la diosa egipcia Isis. Las construcciones del templo se estima que se iniciaron en la segunda mitad del siglo I d. C., manteniendo un uso religioso hasta bien avanzado el siglo III.
Su identificación con la diosa Isis se debe a los restos escultóricos encontrados y los paralelismos realizados con otros santuarios consagrados a la divinidad egipcia, cuyo culto estuvo bastante extendido en la Roma imperial. Hace escasos meses se inauguró, a través de una pasarela, la visita al propio templo, con lo que los componentes de Iberia Mágica deseamos poder realizar pronto una visita al templo de la diosa que fue denominada como  "Gran maga", "Gran diosa madre", "Reina de los dioses", "Fuerza fecundadora de la naturaleza" o "Diosa de la maternidad y del nacimiento", la que resucitó a su amado Osiris.

Templo de Isis en Cartagena - Foto: um.es

Fuente: laopiniondemurcia.es

El director de las excavaciones del Foro Romano, en el Molinete, José Miguel Noguera, ya avanzó hace más de un año que el descubrimiento del citado santuario puede suponer un antes y un después en la arqueología de la ciudad. Y es que, el templo hallado en el yacimiento está entero prácticamente, «lo que sitúa a Cartagena como la cuarta ciudad romana en el mundo con uno de estos complejos enteros tras Pompeya y Ostia, en Italia, y Baelo Claudia, en Cádiz. El grado de conservación del inmueble permitirá conocer los rituales que se hacían en él en época romana: cómo vivían, gracias a los múltiples materiales arquitectónicos, escultóricos, epigráficos y de bronce encontrados.


lunes, 2 de enero de 2017

El Hombre de las narices

Iniciamos el año, a modo del dios bifronte Jano, que simboliza el final y el principio, igual que lo acabamos, con otro personaje mitológico relacionado con el final de año, en este caso el conocido como Hombre de las narices. Hemos sabido de su existencia gracias a nuestro amigo Daniel Salmador, al que desde aquí agradecemos su divulgación a través de una publicación en una red social. Su tradición se mantiene en Cataluña, pero también se le puede encontrar en otros lugares como en La Rioja, Burgos, Álava, Navarra, Valencia, en el sur de Aragón e incluso en Mallorca. Al igual que La Dentona hurdana, sólo se le puede ver el día 31 de diciembre. Este personaje tiene tantas narices como días tiene el año, las cuales irá perdiendo según el transcurrir de los días, hasta que llega el último del año, en el que sólo le quedará una.

El Hombre de las narices - Foto: flickr.com

Según Joan Amades este personaje podría encontrar su origen en el conocido como árbol de las narices -en catalán l'arbre dels nassos-, lo que podría constituir, por tanto, una reminiscencia del ancestral culto al árbol. Este gran etnólogo también lo relaciona con el dios Jano, el cual hemos mencionado al inicio, y que da nombre al mes que recién iniciamos. Los niños lo imaginan con sus 365 narices, sin pensar que el día 31, único en el que se aparece, sólo contará con una. Los niños, ante las bromas de los adultos, suelen andar buscándolo por las calles, encontrándole en algunos pueblos en los que se realiza un pasacalles con un cabezudo que lo representa. Cuentan que en algunos pueblos se puede beber hasta la pila de agua bendita de la iglesia. Esperemos se le pueda seguir viendo durante muchos años los 31 de diciembre y no desaparezcan tradiciones tan bonitas como ésta.

sábado, 31 de diciembre de 2016

La Dentona de Las Hurdes

Queremos despedir el año con esta entrada y, cómo no, lo hacemos acercándonos a una tierra que tanto hemos traído aquí y que tanto admiramos: Las Hurdes. Lo hacemos además, como casi siempre, de la mano de nuestro estudioso e investigador favorito por aquellos lares, Félix Barroso Gutiérrez, quien nos ha hablado, en una reciente publicación en su perfil de facebook, de un personaje mitológico hurdano que se puede encontrar cualquiera que merodee por aquellas montañas un tal día como hoy. Hablamos de La Dentona, que esperemos que por mucho tiempo, en fechas como éstas, no pierda su último diente; os deseamos, además, un gran año a todos y que nos sigamos viendo por este humilde lugar del ciberespacio durante mucho tiempo.
¡Feliz año nuevo y muy buen final para el año en el que aún nos encontramos!

Foto: planvex.es

Fuente: Félix Barroso Gutiérrez

Por NOCHEVIEJA, cuentan en la comarca de LAS HURDES que sale de su cueva LA DENTONA. Es medio bruja y medio vieja, medio huraña y medio loca, medio espanto y medio histriónica. Se envuelve en sobadas pieles de macho cabrío o de venado y lleva en una mano una garrota de encina, y en la otra un fardel en los que deposita los regojos de pan, las castañas “pílah” (descascaradas y completamente blancas) y otras limosnas que les entrega la gente. Solo tiene doce enormes dientes en su boca. que, al parecer, son los doce meses del año. A lo largo del día, se le van cayendo. Cuando se queja de que ya “no puedi royel lah cahtáñah”, es que solo le queda un diente. La gente le pide que abra la boca y ella, riéndose sarcástica y temerosamente, enseña la oscuridad de su gruta bucal, donde, efectivamente, solo aparece una lengua larga y roja como el fuego (por eso también la llaman algunos “La Lengüeratúa”) y las “enjívah” (encías) mondas y lirondas. Solo un colmillo descomunal y amarillo aparece aferrado a la mandíbula. La noche se echa encima y, al saber La Dentona que solo le queda un diente, escapa precipitadamente a su guarida, situada en lo más profundo de las penumbrosas montañas y allí se echa a dormir, aletargándose hasta la próxima Nochevieja. Mientras duerme, le vuelven a nacer los once dientes que le faltan. Refieren que si en esa fecha perdiera el diente que le queda, entonces vendrá sobre la tierra el fin del mundo.
En otros pueblos de la misma comarca hablan de LA UJEROSA, personaje parecido a La Dentona, pero que, en vez de doce enormes dientes, tiene doce ojos grandes y saltones. Sin embargo, esto ya es harina de otro costal y lo dejaremos para otra ocasión, que no son buenos los atracones. Nuestros buenos amigos e informantes jurdanos: TÍO RAMÓN BRAVO BEJARANO, que fue un genial tamborilero del pueblo de EL CABEZO, y LEONCIO PUERTAS BARBERO, del concejo de PINOFRANQUEADO (suegro y yerno respectivamente), cuando les decía que me contaran más cosas, me respondían: “No, ya no te dicímuh máh, c,antóncih sábih máh que nusótruh”.

Foto: planvex.es


 
Tweets por @IberiaMagica